miércoles, 1 de octubre de 2008

Crítica de libros: La Doctrina del Shock


Naomi Klein llegó a nosotros con "No logo", y luego le siguió "Ventanas y vallas" entre otros. La Doctirna del Shock nos habla de como es preciso un verdadero shock para implantar las doctrinas más duras del liberalismo radical. Como aman los desastres, ya sean económicos,bélicos o naturales, para implantar medidas duras sobre la población, para vender a precio de saldo las empresas públicas. El liberalismo no reparte la riqueza, la concentra en unos pocos, fomenta la corrupción a gran escala.

Estos días estamos viendo un ejemplo claro. El liberalismo ha llevado a USA a una situación financiera insostenible. Un verdadero shock que deja a la sociedad conmocionada y lista para un nuevo sacrificio.

G. Bush acongoja repetidamente a la población para que permita que 700.000 millones de dolares vayan a los bolsillos de los culpables de esta situación, Wall Street. No hay otra solución, o sí? Quien ha hecho el cálculo de la necesidad de esa cifra (se desconoce la justificación técnica). Por que no va ese dinero a los ciudadanos endeudados? Por que los bancos no dicen claramente hasta donde están metidos en el chiringuito de las subprimes?

El libro es didáctico y estásobradamente documentado. Yo ya me lo he leído. lo presto a quien le interese.

2 comentarios:

cafeína dijo...

Gracias por tu crítica Rayuelo, yo también lo tengo, aunque solamente he leído las primeras 20 páginas...A ver si retomo su lectura (auqnue pesa un poco para llevarlo en el bolso y aprovechar las esperas en los aeropuertos) y consigo acabarlo!

Gwen Stacy dijo...

El liberalismo es el peor de los males. Creo que en sus inicios no era así, pero hoy se ha convertido en un "deja que me forre mientras las cosas vayan bien, acude en mi ayuda cuando pintan bastos".
No te metas en mis asuntos mientras todo va bien, pero si la cosa se tuerce, anda, dame unos milloncejos o será peor.
Muchos jefazos de los bancos y agencias de Wall Street que ahora necesitan esos millones para salvar el culo se retiraron hace un tiempo con los riñones bien forrados. Pues señores, sus sueldos y sus beneficios no los merecieron, porque está claro que lo hicieron muy muy mal. Pero claro, a ellos no les vayas a pedir cuentas ahora...
Da todo demasiado asco, pero es una bola de lana muy gorda y muy enredada, y yo, evidentemente, no sé cual es la solución o el mal menor.