jueves, 24 de agosto de 2017

Hola Barcelona estimada


Tot just fa una setmana. Quan va passar Núria i jo acabàvem de seure a una carpa, per refugiar-nos d’un aiguat, cervesa en mà i disposades a escoltar un grup islandès que obria els concerts del festival d’Aalborg, a Toldbod Plads. A les 17:21 arribava el primer missatge a un grup de whatsapp preguntat si els que eren a Barcelona estaven bé. Ens vam quedar enganxades al mòbil, buscant notícies a les xarxes, respirant alleujades a mida que la gent anava confirmant que havia arribat sana i estalvia a casa. De lluny el cop no és tan fort, la por està rebaixada. Tots “sabiem” que passaria. Sabiem, pensàvem. Però en el fons confiàvem que no passaria mai. Jo hi confiava. 

Tinc prou edat per haver viscut un altre terrorisme i no haver canviat mai res del que volia fer. Bé, alguna cosa sí. Quan vivia a Madrid i sortia els diumenges a passejar evitava passar davant l’Audiència Nacional i la seu del PP, que són al mateix carrer. 
Tinc prou edat per recordar on era i què feia quan va passar l’atemptat d’Hipercor, sinistre que enguany, fa uns mesos, en fes trenta. 
El que ha passat és horrorós i penso, egoïstament, que és una sort que m’hagi agafat lluny, de vacances. Perquè l’endemà encara hi donava voltes, encara hi dono voltes, però hi havia llocs nous per descobrir, aigües de dos mars per trepitjar, castells per veure, museus per visitar (i quedar embadalida amb l’art, que sempre salva). 

He arribat quan acabaveu de dinar. En baixar del tren, a l’andana m’he hagut de parar perquè unes turistes s’havien quedat palplantades al mig. En lloc de renegar he respirat i tres segons després ja les havia avançat tranquilament. He sortit a Passeig de Gràcia. Un turista asiàtic es feia un selfie davant la casa Batllò. He somrigut. La casa Batlló tan preciosa. La casa Amatller també repreciosa, sempre a l’ombra de l’altra. He segut al banc de la parada del bus, al raig del sol, i tot d’una m’han vingut les llàgrimes que segur vosaltres ja heu vessat. Era l’hora de la migdiada, és agost, feia una calor aclaparadora i jo tenia el cap embotat per la pressió de l’avió, però m’ha semblat que la ciutat estava més silenciosa, esmorteïda. 

Al tard he sortit a fer la ronda per omplir la nevera. La botiga on compro la llet. Una fruiteria on compro de vegades (normalment ho compro tot a uns pagesos del Prat), regentada per un home marroquí des de fa anys, molt concorreguda sempre. La xarcuteria on vaig sempre i em coneixen. El super bio on compro coses a preu d’or. El forn de davant de casa, també em coneixen. A tots els comerços, al carrer, la mateixa sensació. Trobo que estem tots més pacients, amables, simpàtics i carinyosos. Tocats. 

domingo, 9 de julio de 2017

Vida 2017

Que no m’hagi posat a fer la crònica fins una setmana després és simptomàtic. Que sí, m’ho he passat bé, però per mí ha estat l’edició més fluixa de les quatre que en porten. Vaig repassar les cròniques dels altres anys abans de fer aquesta i ¡albricias! els altres anys encadenava concert de flipar amb concert d’artista que em sorprenia amb concert d’artista de mi vida. I em plantava a les dotze sense sopar perquè no hi podia anar abans. Aquest any no. 

I això que enguany la “festa inaugural” del dijous es convertia en un dia més de festival, i amb un plat fort, Phoenix, que obligava a baixar de Barcelona un dia abans i demanar festa divendres. Podria haver arribat a Alien Tango però estic intentant dominar el FOMO (Fear of Missing Out), així que Parcels, i bé. Suposo que són californians i podrien haver arribat amb el Delorean de Regreso al Futuro directes des dels primers 80. Bons músics, van fer un bon escalfament però a hores d’ara sóc incapaç de recordar ni una sola melodia. Sopar tranquilament i esperar a Phoenix, que sí, concertàs. El disc nou no agrada, però a mí sí, així que va sonar Ti Amo i vaig començar a ballar. Van treure l’artilleria pesada de seguida, amb Lasso, Entertainment (ni ni ni ni nini ninininiiiiiiiii) i Lisztomania, per tornar a Ti Amo, el disc, amb J-Boy, de les més ballables i disfrutables. Van baixar el ritme, van barrejar cançons (això em va dir algú que els controla bé, no com jo) i van tornar a pujar-lo l’última part del concert, Rome seguida de Fior di latte em sembla una elaboració de setlist impecable, pels titols de les cançons ho dic, coses meues, i també perquè Rome va sonar temazo. Segons setlist.fm les últimes van ser 1901 (hey hey hey hey hey) i Ti amo di più (va ser llavors el crowdsurfing del cantant?). M’ho vaig passar pipa. 
La resta, poca cosa. Anar a Las Bistecs que tots sabeu qui són menys jo, i que seguirà sent així perquè vaig esborrar les dos cançons que vaig veure de la memòria, a vegades no us segueixo els hypes, i sentir Erol Alkan de lluny mentre marxàvem. 

Phoenix

Divendres vam arribar quan acabava Senior i el cor lomax i sentir-lo presentar una garbera de gent (Manu Ferron? en serio Manu Ferron va ser al Vida i no el van fer tocar enlloc?) em va fer maleïr-me els ossos una mica. Només una mica. El FOMO, intentant controlar-lo. Vam anar una estona a Lidia Damunt i és molt simpàtica i es va fer un embolic amb el patrocinador cerveser, no sé si va demanar una Mahou, però la música no m’acaba de. Vam anar cap a Dr. Dog, potser en vam veure mig concert, i m’estaven agradant, em recordaven a Band of Horses, però sempre hi ha algú que diu marxem i si no t’està flipant, marxes. A sopar. I després, a The Secret Society, a la Cabana. No sé quants de Garzón i Grande-Marlaska queden al grup, que aquests sí que els havia vist en directe, però com a Secret Society, mai, i em van agradar molt. Rock contundent, amb actitud i bones lletres. Em vaig quedar amb una frase d’una, Hacemos ruidos raros al rompernos, que resulta que és el nom del nou disc, però no sé de quina cançó. Després, passant de Devendra. No n'he escoltat mai més d’una cançó seguida tret d’aquell concert a-qui-se-li-va-acudir on “telonejava” a l’Inquilino Comunista i me les vaig empassar totes, clar. A agafar lloc a Real Estate. Millor decisió de la nit. Veure’ls en primera fila va ser un luxe. Si cal posar etiqueta jo els poso la de surf folk. Cançons magnífiques, delicades, embolcallants. Si em van encantar el primer cop que els vaig veure a la pradera polsegosa de mordor un primavera de fa tres o quatre anys, de ben llunt, imagina el que vaig disfrutar a una primera fila del Vida. Ja havia fet el dia. 
Després el desencís de Flaming Lips, van començar forts, Race for the prize, encara que per mí sempre serà Dos científicos de La Costa Brava, i el dia que escric això fa nou anys que va morir Sergio Algora, petit homenatge. Molta parafernàlia, ninots gegants a l’escenari, projeccions psicodèliques, l’espectacle de sempre, i aquest és el problema, res de nou. Algú va dir anem al Vida Club, que és la carpa pop sense carpa que han muntat enguany a un racó entre arbres, a tocar de l’escenari principal. Allà vam estar una estona i quan en vam sortir Wayne Coyne encara feia de les seues i els vam veure acabar amb Do you realize?, que m’encanta, quedi clar, i ja va estar bé així.  Alguns van decidir tirar cap a la Cabana, N. i jo vam decidir que policlín i veure què tal La Casa Azul. El policlín bé, però lo de La Casa Azul era una bogeria col·lectiva que ens va pillar fora de joc, tres cançons vam aguantar abans de fugir. A la Cabana hi havia uns “jovenzuelos” liant-la parda, Shame. Concert d’aquests que et desperten, d’un grup que no escoltaré mai a casa. Però no ens van despertar prou, encara vam tornar al Vida Club (diria) i al voltant de les tres cap a casa. 

Real Estate

Dissabte haviem d’anar a La Daurada a veure Bigott, però si et despertes 15 minuts abans que comenci, malament. Esmorzar, dutxes, sortir a fer un volt, dinar tapes a les quatre de la tarda, pujar cap a la Masia amb temps suficient per comprar tíquets i una cervesa i anar a guardar lloc a Rosalia, al Vaixell, on malgrat ser-hi mitja hora abans ja no vam poder seure, però sí ser a la primera fila darrere les cadires. La jugada ens va sortir bé perquè vam poder gaudir del millor concert d’enguany, per mí, amb bona visibilitat i en silenci. Quina veu i quin tot, què guapa, estilosa, senzilla, ho dic per la manera com ens feia aplaudir a Refree, que va estar excepcional. Quines ganes de tornar-los a veure. Van tocar una hora, generosa, i va acabar amb la que també és l’última cançó del disc, I see a darkness, de Bonny Prince Billy. Pell de gallina, respiració continguda. Tremenda. On vas després d’allò? Doncs a sopar, que la zona de restauració és a la vora i ja ho tindrem fet. Mishima de lluny, ja fa una estona que li’n foten, no he escoltat el darrer disc i algun ànsies ja guarda lloc a la primera fila per Warhaus, així que som-hi. Bona jugada també. Grup que només havia escoltat la setmana abans del Vida, i m’havia agradat, però si l’hagués vist de lluny no m’hauria dit gran cosa,en canvi a la primera fila vaig entrar al concert, fosc, entre Nick Cave i Joy Division per fer curt, per no dir que m’hauria perdut al guitarrista més guapo del festival (per votació unànime), verge santa quin morenàs. Quan van acabar, saludar gent amb Fleet Foxes de fons, anar a Warpaint i que en tres cançons no ens convencessin. Anar a Chico y Chica i sortir-ne corrents. La millor opció era anar a fer temps a la Cabana, on havien de tocar Anímic, que són uns jefazos. La Louise és una jefaza, i Ferran Palau, encaputxat i soltant bases, i tota la banda, jefazos. Què gran el nou disc, què diferent dels anteriors. Va ser un concertàs de principi a fi. Van treure el cap a Las Odio però no, vam tornar a la Cabana, refugi de descastats a qui els caps de cartell d’enguany no ens deien gran cosa. Favx, seguramente els pares els van haver de signar un permís per a que poguessin tocar, van liar-la parda també, a l’estil de Shame el dia anterior. I a esperar els dijeis, Vida djs, que clar, souleros. Entre el mal de cames, el cansament de tres dies i la polseguera persistent, una retirada a temps va ser una victòria. 

Rosalía i Raül Refree

Diumenge, arroç al Blau i Intana a la Daurada, que em van agradar molt, i fi. 


lunes, 12 de junio de 2017

El timo del chino de Malasaña

Suena el timbre. Ni puto caso un gracioso. Vuelve a sonar el timbre. Miro el reloj. Son las putas 7:30, estoy borracho. No pienso abrir. Aporrean la puerta. Me cago en la puta. Debe ser mi amiga (la inquilina de la casa) o alguien conocido. Me arrastro hasta la puerta en calzoncillos, como puedo. Abro la puerta. Hay un chino de mediana edad temblando. Me dice que es el de la tienda de abajo y que su mujer tiene no se que del corazón y que la tiene que llevar urgente al hospital. Que necesita 20 euros para el taxi. No reacciono, obedezco. Voy a por mi cartera. Dejo la puerta abierta. Saco 15 euros en billetes que es todo lo que tengo en billetes. Se los doy. Me dice "no tienes 20?". Me doy la vuelta y encuentro monedas por valor de 5 euros. Vuelvo y se las doy. Me dice "gracias ya te los devolveré" se da la vuelta y baja las escaleras.


Me voy a la cama. Le acabo de dar 20 euros a un chino de Madrid. Como ha llegado al ultimo piso de este edificio a pedírmelos será siempre una incognita.

lunes, 5 de junio de 2017

Mi (muy) personal PS17

No os voy a negar que este ha sido un PS difícil para mí. Ya sabéis porque. Me gusta escribir a partir de lo que siento a flor de piel, esa escritura automática que te viene de lo más profundo. Así que me gustaría resumir mi PS17 con todo aquello que me llevo dentro con un enorme gracias:

Gracias a Arcade Fire por toda esa fuerza y entusiasmo. Por ese concierto improvisado que disfruté en primera fila y que no olvidaré. estáis en lo cierto: Everything NOW.
Gracias Kevin Morby por ser tan genio aunque ni el horario ni mordor te hicieron justicia.
Gracias Mac DeMarco por tu finura en la música y tu descaro en el escenario. No cambies nunca tío.
Gracias Teenage Fanclub por devolvernos a esos años bonitos en que no había obligaciones y solo conciertos
Gracias Kate Tempest por tu garra y tu mala leche. Ole tu coño!
Gracias Angel Olsen, por tu voz y tu simpatía. Me has enamorado mas si cabe de lo que estaba.
Gracias a Preoccupations por tocar toda una canción solo con los monitores.
Gracias Nic Offer, faro de mi vida.
Gracias Coco por seguir mezclando tan bien todo.
Gracias Tere por ser como eres que tu eres. Así tan tu.
Gracias Andrea por estar ahí, por existir y por llevar paraguas cuando toca.
Gracias a LVL UP por espantar la lluvia con su fuerza y su juventud

Gracias amigas y amigos de siempre y gracias a los nuevos amigos y amigas del tuister. Os quiero!!


Thank you for been there, see you next year Primavera! 

Primavera Sound 2017, buen final

Hoy también hay crónica, la última. 
Después de cerrar el Fòrum el sábado, saliendo a las seis con el sol, quedaba la programación de hoy en el CCCB y, si el cuerpo aguantaba, la de Apolo. 
A las 17:00 tocaban LVL UP, uno de esos grupos que descubres al estudiar la programación y de los que te enamoras al instante. Habían tocado el sábado en el Pitchfork pero su set empezaba media hora antes de Arcade Fire, así que ni una canción vi allí. Había quedado a las 16:30 para ir en metro al centro, amenazaba lluvia pero aún no lo hacía al entrar, fue llegar a Catalunya y caer la del pulpo. Esperamos a que amainara y cuando ya llovía menos, a las cinco, al CCCB. La banda está sobre el escenario afinando, en las barras van de acá para allá, han cortado la luz para evitar desastres. Empiezan a y cuarto, pero no recortan el set, hacen sus cuarenta minutos, o casi, y me gustan tanto tanto y hay tan poca gente que acabo en primera fila sacudiendo cervicales maltrechas. Hacen indie de toda la vida, o de los 90, que es la mía, así que cómo no me van a gustar. Además, me emocioné al darme cuenta de que ya me sabía casi todas las canciones del último álbum, Return to love. Tocaron The closing door, Hidden driver, Blur, Spirit Was (mi favorita), quizá I, y del anterior, Annie’s a bitch. No he visto el setlist (y eso que se lo he pedido por Twitter), así que el hecho de que pueda decir cinco canciones de memoria, después de cuatro días de festival, es significativo. Probablemente ni habían nacido cuando las bandas a las que recuerdan sacaban discos, pero si en otros grupos el sonido revival me resulta impostado y poco creíble, en ellos suena fresco. Otra cosa que me gusta es lo normales y humildes que parecen, sin histrionismos. No me sorprendería si en un par de años vuelven y los programan en un escenario más grande y sin tan nefasta coincidencia. Ah, el batería, verle tocar y gesticular es lo más. 


Cuando terminaron fuimos al otro patio a escuchar Me and the Plant, que eran los que vimos acabar el sábado en el escenario Pro. Confirmo que son buenos, aunque no exactamente un grupo que pueda ser mi favorito. Había unos detrás diciendo que “los de antes no sabían cantar” y se me escapó un “no tenéis ni idea” que igual oyeron. 

A las siete, la otra culpable de que yo hubiera movido el culo. Julie Doiron. La había visto en 2013, también una tarde de domingo, en BARTS esa vez. Ayer hizo un concierto con un montón de canciones en castellano, del EP que ha sacado hace nada, Julie Doiron canta en español, Vol. 2. Lo de volumen 2 lo veo ahora, ayer al comprarlo no me fijé. ¿Y el Vol. 1? Cómo no iba a comprarlo si el concierto fue precioso, en el teatro del CCCB, a oscuras, con el público en silencio, y tocó de ese disco pero también de otros, claro, y me tuvo en vilo los cuarenta minutos que duró, y En esta oscuridad hizo asomar una lágrima gorda, qué mala es la resaca. Le compré el disco y me lo firmó, habló con todos los que nos acercamos a hacernos con algo, encantadora, y le tenía que haber pedido el setlist, los tenía justo detrás, pero mira, no lo hice. 


Salimos de allí e Ian Svenonius ya estaba agitando la plaza Joan Corominas. No tenía intención de ver The Make Up y acabé viendo sus dos pases. No son lo mío pero hay alguna canción de esas que has oído antes y va sobrado de actitud y carisma (y justformen, dejadme hacer una bromita frívola) así que bien.

Aunque en realidad estábamos esperando a !!! para verles dos veces en menos de 24 horas, y esta vez desde segunda o tercera fila. Es probable que calcaran el setlist. Preguntaron quién les había visto en el Fòrum y se levantaron pocos brazos, y a los que los levantamos nos daba un poco igual. La cuestión es moverse. Total, hace lustros que no tocan Me and Giuliani ni Heart of hearts, pasando de hits, sí señor. Los van renovando, que tampoco me parece una mala estrategia. Ahora toca corear Freedom! o All U Writers? pues ea, coreemos. Nic sigue en forma, el jodío, y ¿se repite en sus coreografías? Sí, y qué. Me encanta el duo que forma con Lea Lea (y no sabéis lo que me ha costado encontrar el nombre de esta artistaza, al final lo he conseguido con una mongopregunta en google, pero digo yo que la podrían nombrar en algún artículo o en la wiki, ¿no? Pues no.). Bueno, Nic bajó, se recorrió la plaza, abrazó a los dos que tenía delante mío, y menos mal que a mí no, que iba muy sudado, y nos hizo bailar una hora más. 



Ahí sí que ya, fin. Thank you for coming, see you next year. 

domingo, 4 de junio de 2017

Y si nos vamos

Y si nos vamos será en silencio
Y si nos quedamos nos inundara el ruido
Todo se entrelaza
Tus pelos y mis labios
Te encuentro en cada disco
Eramos un saco de promesas

Eramos la bruma  

Abril, 2017

Primavera Sound 2017, ¡el mejor grupo del mundo!

El cansancio empieza a dejar huella, me hubiera gustado llegar al Fòrum para Surfin’Bichos y pillar la pulsera para Thurston Moore, pero no pudo ser. Ya que estoy, levanto mi queja contra el Hidden Stage. Programar ahí grupos que suelen añadirse al cartel a última hora es una mierda. Programar ahí, a secas. Porque sólo caben unas 700 personas, leí por ahí, y si no estás en el Fòrum cuando abren puertas, te quedas sin la entrada. Y The Radio Dept y Thurston Moore los pones en el Ray-Ban o el Primavera y haces felices a un buen puñado de personas. Por no hablar de un Jeck Lekman en el Adidas, por ejemplo. Bueno, ya lo he dicho, sigamos. 

Me asomo dos canciones a Junun, banda multitudinaria de Rajasthan, Anna dice que parecen las fiestas del Raval, y quizá, pero oye, estaban liando un fiestón.
Nos vamos a Pond, con cantante que bruteja, acusable de Mac de Marco wannabe, y la banda Tameimpalea, pero bueno, sí, tocan bien y le echan ganas, a mí no me dice gran cosa pero tienen sus fans. La cuestión es hacer tiempo hasta Angel Olsen, la primera apuntada como imprescindible. Imprescindible pero sacrificada. Justo cuando ya estábamos colocados en el Ray-Ban y ella salió me llegó un mensaje de Lou diciendo “acabo de hablar con Norman que nos ha saludado a los tres que estamos aquí”. ¿Que ya estás guardando sitio? Pues voy. Mola que haya alguien más fan que tú que te arrastre. Subo corriendo y allí está Lou, con una pareja de Singapur, cuarto primavera que vienen, la chica se llama Carol, el chico no me acuerdo, muy majos. Hay más gente y más va viniendo a coger posiciones. Ana Peppis también está allí, a la izquierda, Miguel Atienza me saluda más tarde de un poco más atrás. Creo que el 90% de mi TL vio el concierto y me vio por la tele. Porque claro, si estás en primera fila, te graban. Señoras que salen en las pantallas. 


Señoras que coleccionan setlists. 


Más corto que el de Zaragoza, claro, pero genial. Ay por favor, ¿se puede ser más majo que ellos? Norman mirando al público, viendo nuestras caras de éxtasis y riendo, feliz, y tú sintiendo que está sonriendo contigo. Musicalmente, impecables, en forma, esas armonías vocales contrastadas con “guitarreo celestial” como dijo Lou. Sabéis, yo recuerdo perfectamente cuál fue la primera canción de Teenage que oí, y cuando. No lo puedo decir de muchos grupos, va como va. Fue The Concept, a finales de 1992, es la primera de tres canciones suyas que había en una cinta que un novio grabó a una amiga. Esa cinta. Bueno, da igual. El concierto del sábado para mí. Quizá del festival. ¡El mejor grupo del mundo! 


Luego a hacer tiempo hasta Arcade Fire, porque lo del jueves fue tan bueno que quiero más. Vamos a Hamilton Leithauser, muy bien aunque le vemos de lejos. De camino a mordor, lo último de Me & the Plant en el Night Pro, sonaba muy bien. En mordor ya nos tenemos que conformar con estar más cerca de la torre de sonido que del lado mar. Se ha levantado viento y han tenido que bajar las pantallas, que pueden subir un poco la segunda parte del concierto. Concierto conciertazo. El setlist es una versión extendida del del jueves, en el que caben canciones más intimistas, o tranquilas, como Neon Bible y The Suburbs. No veo nada pero a mi alrededor la gente está callada, por el concierto, a la hora (tocaron una hora y cuarenta minutos) algunos empiezan a desfilar y queda un hueco cómodo, así que disfruto otra vez. Grandes. 

Subimos al Primavera, Japandroids, muy bien, guitarra y batería, una fórmula que se repite desde The White Stripes (y seguro que antes) con distintos resultados. Ellos son rockeros, y meten un ruido considerable que me viene muy bien para desperazarme, que hay que llegar a Coco. 

Bajamos a Preocupations, bien, si hubiera hecho los deberes lo hubiera disfrutado más, pero sólo me dio para saber que quería verles, no para tener alguna favorita. 

Llega la recta final. Para !!! el Ray-Ban está petadísimo porque el unexpected de hoy eran las Haim y han tocado allí y acaban 10 minutos antes de que tengan que salir Nic y los suyos. Concierto cortito pero la bomba. Nosotros pasamos de la primera fila del Vida a la última ayer, pero se trata de bailar y además, musicalmente me gustó más. No sé si eran temas nuevos o tratamiento musical distinto de canciones antiguas, suena más melódico, pero con la base rítmica intacta, es imposible no bailar. 

Y por fin, DJ Coco, sesión corta, una hora. Nirvana, Robyn, Technotronic, Modjo, Rythm of the night (el año que viene por Ritmo de la noche, no te cortes) todo pasado por la batidora de las remezclas. Bien porque hace bailar, pero sigo prefiriendo un Common People, un Suspicious Mind. Cierra con Journey, que ya es habitual, y bueno, Don’t stop believin’, Oh, the movie never ends, it goes on and on, and on, and on. Se hace de día, hemos pasado la itv un año más, y decimos lo de thank you for coming, see you next year, aunque me veréis antes que eso, que LVL UP están en el CCCB a las cinco, ¡ciao!