viernes, 15 de julio de 2016

Vida 2016 - dissabte

No ens vam llevar prou aviat per arribar al concertillo de !!! a la Daurada. Rayuelo sí, que ja sabeu que sent adoració per Nic Offer encara que s’entesti a escriure-li el nom malament. La van liar, com era d’esperar. No anar a la Daurada i fer un esmorçar de forquilla va permetre’ns ser a la Masia d’en Cabanyes a quarts de sis i poder seure al Vaixell a esperar Nacho Umbert. L’acompanyava, altre cop, Raül Fernández Refree, que deu tenir un camarot al barco. No havia sentit mai l’Umbert, malgrat haver-ne llegit no sé quantes entrevistes, jo sóc així. Veu molt maca i lletres que expliquen anècdotes vitals i familiars simpàtiques, també tristes, amb referències cinèfiles incloses: “en una plantación de Ohio hay un hombre muy apuesto, viste un traje de color gris, (…) el motor de un aeroplano se ha empezado a intuir (…) aquel avión da mala espina, lleva un rato fumigando el mismo campo, qué tontería”. Clar, ara ja sé que la cançó es diu Que lo sepa Cary Grant, però aquell dia no ho sabia, i endevinar que parlava de “Con la muerte en los talones”, o “North by Northwest”, em va fer molta gràcia. Quines ganes de tornar-la a veure, no us n’he fet venir? 


Després, El niño de Elche. No és el tipus de música que escolto a casa, però he de reconèixer que em va sorprendre la seua proposta, al menys és diferent. Flamenc barrejat amb qualsevol cosa que us vingui al cap, poderío vocal, presència escènica. La gent estava entusiasmada, jo aclaparada, i només us recomano que si se us posa davant un concert seu no dubteu a anar-hi. 

Vaig anar tirant cap a Basia Bulat, que volia agafar lloc. Arribar un quart abans que comencés només em va servir per estar just on acavaven les cadires, i on el públic va estar callat durant tot el concert, això ho vaig descobrir després, i thank God! Meravellosa. Era potser l’artista que més ganes tenia de veure perquè no l’havia vist mai abans i té unes quantes cançons de les que et pessiguen l’ànima i regiren sentiments. A més de guitarra portava un harpa que he llegit que té més de cent anys. Cent un. I un ukelele amb el que va tocar l’última cançó, Tall, tall shadow, cantant cap a dins la caixa, creant un efecte flipant. Ah, i va cantar Tu nombre me sabe a hierba, de Serrat. Riquiña. Algú li ha ensenyat aquest diminitiu gallec i ens el va dedicar, però la riquiña és ella. 


Moment de confusió, de tenir gent escampada per tot el recinte i no saber si Doble Pletina o Balthazar i decidir policlín, cervesa i agafar lloc a The Divine Comedy, així sí, després d’haver anat d’una punta a l’altra i sentit un parell de cançons de cada grup.

Doncs això, tercera fila a The Divine Comedy. Que darrerement sembla que estiguem fent una competició de primerafilisme. Jo, que tota la vida he estat de lateral dret prop de la barra. Concert impecable. Cançons noves, To the rescue és preciosa, i de tota la vida, el que esperem a un festival, A lady of a certain age, National Express, Songs of love, Tonight we fly segur que eren al setlist. Si no em falla la memòria, At the indie disco i Generation Sex també. Impossible no voler fer-te amiga de Neil Hannon, tot un gentleman que fa broma als seus músics sobre el tema Brexit, “They’re all English! We love England, come back!”


Sense temps de res Nada Surf començaven el seu concert a l’escenari Masia, i buff, quin concert!!! Van sonar com un cohet (el só, altre cop, impecable), van tocar entusiasmats i la tercera o quarta cançó va ser Concrete bed i vaig començar a fer salts i em va agafar l’emoció que em tenalla estòmac i gola i em posa el somriure a la cara i vaig disfrutar com sempre. El dubte ofén, de fet. Els he vist en concerts més tranquils, o menys entregats, però sempre són una aposta segura. Ens van fer ballar amb Inside of love, saltar com adolescents grunge amb Popular,  i corejar a crits Always love. I Mateo cada dia està més guapo. Us he dit que venen al razz el 22 de novembre? 


Kula Shaker o sopar? Més de mitjanit, sopar, i més si la cançó que més coneixes i t’agrada d’ells és una versió d’un altre grup. 
Seiem a sopar i reposar una estona, tenim Perro liant-la, de fons, i algun Nada Surf passant a la vora de la nostra taula, evidentment els vam felicitar. "Mateo guapo" no ho vaig dir, em vaig mossegar la llengua.  
Segon moment de confusió, d’anar a esperar a Joe Crepúsculo per marxar als tres segons que comencés el concert, a Lindstrom, que em diuen que és música per fer créixer l’herba i vaja, jo diria que és per fer ballar un bon prat d’aufals per dallar. Rayuelo em diu que ja és a primera fila per !!! i allà que voy. 

Primera fila i centrat, a sobre de la regata que tapa els cables. A costat i costat, dones fins on arriba la vista. No és extranys que Nic casi li faci un petó un dels cops que va baixar a que el sobessim, tenir un tiarrón heterosexual de 1,85 a primera fila ballant i cantant no li deu passar cada dia. !!! com al BIME. Totes les cançons sonen semblades, no toquen Me and Giuliani ni que els matin, i Heart of hearts no es reconeix fins la tornada, i la proposta descansa a l’exhibició de ball de Nic i la corista (impressionant, tot) però programats com cal, tard, és una festa assegurada. A l’últim passeig de Nil entre el públic hi va haver moviment i vaig acabar a primera fila. Vaig sortir a les pantalles, m’han dit. Vaig aconseguir el setlist, van dos, me’l va donar el nerd de les ulleres que canta una cançó, Dan Gorman? I cinc minuts després que acabés, Nic va atansar-se a saludar i ens vam fer una foto amb ell. Que m’ho vaig passar pipa, vaja.


Després 2manydjs fins que es va fer de dia i ens van fer fora. 

i una mica de diumenge

Aquest any, per primer cop en la història de les meues assistències a Faradays i Vides, vaig quedar-me diumenge. Ens ho vam prendre amb calma però vam arribar a mig concert d’Hazte Lapón, que ho estaven brodant; a Ultimate Painting, que ens va recordar a Jacco Gardner, molt bons; i la gran revelació, i ja sé que vaig mooooolt tard, blablabla, Rodrigo Amarante. Si Mateo, Matthew, de Nada Surf, és guapo, Rodrigo és d’aquells homes que tothom vol mantenir allunyat de la nóvia. Verge santa. I què bé canta. Recital multilingüe, influències de bossa nova, chanson, pop… delicat i deliciós. Un gran final de festa. 




Thank you for coming, see you next year, jo ja m’haig comprat l’abonament a la primera tanda. 

miércoles, 13 de julio de 2016

Vida 2016 - divendres

Vam poder arribar al concert de Kiko Veneno, que molts no poden dir el mateix. Vam pujar amb els autobusos de l’organització (pagar 1,5€ per a una freqüència decent em sembla prou bé) i a dos quarts de vuit ja erem a la cua de les polseres. Cua que ens va fer una mica de por de primeres, però que es va resoldre en deu minuts. Una mica més tard s’hi van estar una hora. Manca de previsió de l’organització? Segurament. Divendres hi havia gentada, majoritàriament per Wilco, i la gent no pot arribar tant d’hora com dissabte, si treballa. 
Però nosaltres ja érem dins i amb temps de comprar alguns tíquets i demanar la primera cervesa, la que té més bon gust i entra millor de totes. L’escenari del vaixell ja estava força ple i ens vam situar a l’esquerra. Kiko i Refree acompanyant-lo a la guitarra. M’agrada Kiko Veneno però només en conec els àlbums dels 90, el Cantecito i l’altre, pero la Saxofonista estava emocionada perquè havia tocat “Yo seré mecánico por ti”. Si la crònica l’escrigués ella segur que s’estendria més i ho explicaria millor. Jo m’ho vaig passar bé i prou. 

D’allà a Villagers, segona o tercera fila sense patir-hi gaire. Molt bé, però havent-los vist al novembre a l’auditori del BIME, en silenci sepulcral i ambient íntim i recollit, a la comparació surt perdent el Vida. Igualment, màgic tornar a sentir Courage, Nothing arrived, Hot scary summer, íntimes i corprenedores, amb la banda en formació de luxe, amb arpa i contrabaix, i un final de concert amb Occupy your mind, enérgica, i amb un só, com a tot el festival, impecable (prenguin nota, senyors del Primavera). 


Els següents eren Manel però calia sopar. Veus els horaris i penses que què bé tot, alternadet i separadet, però també hi ha coses a la Cabana i a la Cova (al Vaixell acaben d’hora, thank God!) i no puc evitar la sensació que hauria de ser a un altre lloc, que m’estic perdent alguna cosa. 
Sopar, prèvia cua considerable, és hora punta i és dia punta, ha vingut molta gent per Wilco i es nota. En acabat de sopar, a Za! Hay que quererles. I veure’ls sempre que se’t posin per davant. La memòria falla més d’una setmana després però crec recordar un final de concert on es van posar a punxar coses absurdes i divertides. Qué sé yo, capaços d’haver posat el Ritmo de la noche.
Solapaven una mica amb Unknown Mortal Orchestra i els vaig sacrificar, malgrat no haver-los vist mai. Vaig sentir-ne alguna cançó des dels policlins i la barra, agafant una cervesa per esperar a Wilco. 

Sense matar-m’hi gaire vaig situar-me força endavant, lateral però bé, molt bé. He vist molts concerts de Wilco. A aquest post de 2009 en portava 6,  i els he vist 2 cops més - ps10 i ps12. La diferència és que els sis primers, de 2004 a 2009, hi havia una banda en estat pletòric i dos dels concerts van ser al Razz, i va sonar bé, flipa. Els dos concerts del primavera els vaig disfrutar com una enana, però a ells els queien crítiques de punta. El del Liceu, a preus estratosfèrics, directament me’l vaig saltar. Així que em va passar una mica com al de Springsteen (salvant totes les distàncies): feia tant que no els veia i cal dir que ells estaven en forma i que el repertori va ser de deu, que va ser el concert del dia. Teniu el setlist aquí. Moments àlgids: Art of almost, Spiders, Via Chicago, Pickled Ginger, I am trying to break your heart, I’m the man who loves you. No recordo a quina cançó ens va demanar que coregéssim l’oé oé oéeee que tant li agrada (si heu vist Wilco o Jeff Tweddy unes quantes vegades, ho sabeu) i quan van acabar vam arrencar-nos a oe-oe-oeeeear i van regalar-nos un bis elèctric, I’m a wheel. Em vaig quedar sense A shot in the arm, però la felicitat mai no és perfecta i completa. 


El Vida no dóna treva i Triángulo de Amor Bizarro ens esperaven. Jo necessitava una mica de temps per acabar de païr un nou concert genial de Wilco i em va costar entrar al de TAB. I això que t’hi solen fer entrar a clatellades. Ja em va passar fa uns anys al DCode, que TAB anaven darrere Sigur Rós i l’hòstia va ser de traca. Però si et toquen De la monarquía a la criptocracia jo ho tinc molt difícil per no començar a fer bots. La que no recordo si van tocar és El fantasma de la transición, però mira, concert de sacsejades perfecte per remprendre el ritme de la nit, ritmo de la noche, que després venen Delorean i volem ballar, però decepció, o algo, i ens diuen que anem a Los Bengalas, però no hi arribem i ja ens quedem als Modena DJs i error perquè és avorrit, i quan marxem Guille Milkyway està posant tots els temazos a l’escenari de dalt. Hem triat malament i ja hem decidit marxar i marxem. 



miércoles, 6 de julio de 2016

Arcade Fire, con gloria y pena

Las crónicas, las mías al menos, empiezan por el principio. O por donde a mí me da la gana, claro. 
El principio de todo fue un caos para comprar entradas. Que si dos por persona y nominales y entrar las dos personas juntas, todo para evitar reventas. Hasta aquí bien, la idea es encomiable. Que la web se colapsara antes de iniciar la venta y te remitiera a una centralita en la que, obviamente, “todos los operadores están ocupados” fue frustrante. Cuando parecía que ya estaba todo el pescado vendido, unas almas buenas de Twitter nos indicaron el camino hacia la luz, pero yo estaba al teléfono (recuerda que pensaba que ya estaban agotadas) hablando de cosas de trabajo que ya ni me iban ni me venían. Intenté comprar siguiendo los enlaces desde el móvil y casi lo consigo pero no pudo ser. Otra alma buena de Twitter me dijo el viernes pasado que no podía ir y que como me había visto tan disgustada, si la quería, su entrada era mía al precio que pagó. Cuarenta y ocho eurazos. 
Felicidad. 


Entre una cosa y otra, y porque había renunciado mentalmente a intentar primeras filas, entraba en el razz pasadas las ocho y media. Ya no había ni cola. Tampoco pedían DNI como anunciaban. Vamos, que quien quisiera revender podría haberlo hecho. 
Los teloneros, Little Scream, ya estaban tocando. Nada más entrar yo, sale mi pelirrojo favorito a tocar con ellas. Ovación cerrada. El grupo pintaba bien pero el sonido auguraba la catástrofe sonora que estaba por llegar. Ni cuando era Zeleste ni como Razzmatazz ha sonado bien esa sala. Algunas veces ha sido peor que otras, pero el sonido suele ser infame. Llevo yendo a conciertos allí desde principios de los noventa. He estado en todas las ubicaciones posibles, desde primera fila a casi caerme por las escaleras de los lavabos, en el centro, en los laterales, al lado de las barras, arriba sentada con los pies colgando y arriba de pie doblando el lomo para ver algo. Sé lo que digo. Infame habitualmente, medio decente los días buenos. Anoche no hubo suerte. 
Me enteré al llegar a casa de que era su primer concierto con la banda al completo en dos años. Se anunciaba como un “warm-up gig”, de preparación para las giras veraniegas. No esperaba las casi dos horas que duró. No esperaba el setlist repleto de favoritas que nos regalaron. Sí esperaba su entrega y euforia. Euforia contagiosa. Me temía el mal sonido pero fue mucho peor de lo imaginado. 


Ready to start para empezar el concierto es muy adecuado. No es favorita, me resulta pelín cansina, y sonaba mal, apagada, pero pensé que de ahí sólo podían ir para arriba. Siguió The Suburbs, bien, es tranquila pero me gusta. El sonido mejora ligeramente, o me lo parece. Sprawl II, superfavorita de ese mismo disco, y sale Régine, que ya la echaba de menos. Pero los destellos de luminosidad que tiene la canción en disco no aparecen por ningún lado. Reflektor y Afterlife (superfavorita junto a Normal Person, que sonará, fatal, más tarde) y la primera suena mejor que la segunda. Los instrumentos no se distinguen, suenan embotados, “empastifats” me dice más tarde Mireia por Twitter. No sé cuántas veces me he llevado ya las manos a la cabeza exclamando para mí “suena como el culo”. Nadie parece darse cuenta. Voy sola y no puedo contrastar mi percepción. Mireia me confirma que sí, que no sonó bien pero ella pensaba que era porque estaba en primera fila. ¿Veis como no es cosa mía? “Can we just work it out, scream and shout, ‘till we work it out?” y eso hago, cantar y bailar e intentar disfrutar del concierto aunque sienta que me están robando lo que podría ser un set perfecto e inolvidable. Keep the car running llega tras tres cuartos de hora de concierto y en un festival podría marcar el inicio de la traca final. Pero no. Suena bien, muy bien. Win hace un discurso del que no entiendo casi nada, y no es por mi inglés. Que la canción la escribieron cuando Bush iba a salir reelegido y que ahora el país se enfrenta a algo parecido (la sombra de Trump es alargada, si he entendido bien). Keep the car running y es posible que sea la primera vez en lo que llevamos de concierto que sonrío con la boca abierta. “There's this fear I keep so deep, knew it's name since before I could speak, OH, OH, OH, OH! . Bajan un poco las pulsaciones con Intervention, mi reino por un concierto de Arcade Fire en una catedral con órgano, y My body is a cage, preciosa pero no se oyen los instrumentos. 

La banda está al completo, eso lo vi, lo que no sabía era lo de los dos años. Además de los dos Butler, Régine, mi pelirrojo favorito y el batería, llevan un par de instrumentistas de vientos y un violinista. Me chivan en Twitter que les acompaña Owen Pallet, quizá es el violinista, pero lleva barba. Bueno, pues la banda al completo, con todos los instrumentos (menos el órgano, lástima) debería sonar como para volarnos la cabeza literal y metafóricamente. Y no es el caso. Y maldigo la sala. 

Suena No cars go. Esta canción fue himno de los que escribíamos en este blog. Cuando escribía más gente aparte de servidora. Mil veces la hemos bailado, brincado, cantado desgañitándonos, y hoy estoy sola en razz y los echo de menos a todos. A los del blog y alrededores. A los intersimbólicos. También echo de menos la sección de vientos, gloriosa en disco y que apenas se aprecia hoy en razz. 
Llevamos casi hora y media de concierto y encaran la recta final con los boletos ganadores: el repaso a Funeral. El sonido es tan deplorable que Power out suena como el culo y luego la gente tarda un buen rato en darse cuenta de que la siguiente es Rebellion (Lies). También cantan “love” en lugar de “lies” tras el “every time you close your eyes”, o lololo (como en No cars go y si es lololololo tenemos un problema), me hacen dudar, igual en algún momento han decidido cambiarle la letra. No, ¿no? Lies. 
La penúltima (y eso lo sé ahora) es Here comes the night time y sacan los cabezudos y en uno de los subidones de percusión de la canción alguien tira al aire un culo de vaso de cerveza, a la inglesa, y segundos después un “inserte aquí su adjetivo” decide asaltar la pista arrasando con lo que se ponga delante, y delante de su vaso lleno de cerveza está mi cabeza. Que te vacíen un vaso de cerveza en la cabeza el día que has decidido no beber nada tiene guasa. Pero en el fragor de la batalla me pongo a reir. Me escurro un poco los rizos y el flequillo, me seco como puedo la cara y los brazos. Sigo riendo. Confeti. Se me queda pegado, claro. Sigo con la sonrisa en la cara. 
Parece que se van, se van, aplaudimos, yo aún intento arreglar el estropicio cervecero. Pero falta Wake up. Igual el confeti lo han disparado en Wake up. Siempre es la última, ¿no? 
Gritamos tanto que no se oye a la banda. Nada. Ni la batería casi. No es la primera vez. Pero ya da igual. El razz en pleno tiene los brazos en alto y los ondea y canta y grita y lololea y sonríe. 

Salgo de allí con un cabreo importante, a la vez que feliz como una perdiz. Feliz porque han tocado casi dos horas (lo he mirado, de 21:37 a 23:23), más incluso que la vez que tocaron en el Sant Jordi, única de las otras cuatro veces que los he visto que no ha sido en un festival. Feliz porque el setlist era genial. Feliz porque la gente, en general, se ha comportado, nada de tertulianos, sólo critico un ligero exceso de móviles grabando vídeos con mal sonido que nadie verá nunca jamás. Cabreada por el sonido de la sala, que no nos merecemos ni público ni artistas. 


Setlist 
Ready to Start
The Suburbs
Sprawl II
Reflektor
Afterlife
We Exist
Normal Person
Keep the Car Running
Intervention
My Body is a Cage
We Used to Wait
No Cars Go
Haiti
Neighborhood #1 (Tunnels)
Neighborhood #3 (Power Out)
Rebellion (Lies)
Here Comes the Night Time

Wake Up

jueves, 23 de junio de 2016

Sant Joan

O solstici d'estiu

Quan era xica, Sant Joan eren les falles i la festa de Boí.
De molt xica, això volia dir passar a saludar als de Sília, que ens convidaven a alguna cosa, i després anar a la plaça de Boí a veure les falles, i cap a casa després dels primers passodobles.
D'adolescent, era la primera festa de l'estiu, perquè a la de Durro, pels exàmens, no m'hi deixaven anar.
Els anys d'universitat Sant Joan era anar a sopar fora, o a fer un gelat, i tornar-nos a tancar per estudiar a la nit o l'endemà. Trist.
Un dels tres anys que Sant Joan em va enganxar a Madrid la perspectiva de no celebrar-ho i quedar-me sola aquell cap de setmana (les meues amigues tenien altres compromisos) va fer que agafés un pont aeri amb punts iberia. No sabeu les alegries que em van donar els punts iberia a aquella època. No vulgueu saber com vaig acabar aquella nit.

Retornada i instal·lada a Barcelona, Sant Joan sempre m'ha recordat a Cap d'Any. A mitja tarda ja hi ha corredisses, gent recollint coses, acomiadant-se a les botigues amb un "bona revetlla" enlloc del "bon any", arreglant-se, preparant sopars, guarnint la casa. Fins i tot el metro obre tota la nit.

La liturgia canvia, però l'essència és la mateixa. Es fan bons propòsits a Cap d'Any, s'invoca la màgia per Sant Joan. És l'inici d'alguna cosa.

Així que, bona revetlla.


lunes, 6 de junio de 2016

Primavera Sound, sábado maravilla

Desde que preparé el excel sabía que el sábado iba a sufrir un largo destierro en mordor. Tenía un par de cosas previas marcadas, Bob Mould y US Girls, pero el primero empezaba demasiado pronto, las 17:00 en la tercera jornada con crónicas y siestas de por medio es demasiado pronto y a la otra no llegué básicamente por la función repetición del despertador. Así que me fui directa a Brian Wilson. Mi memoria externa, o sea, este blog, me confirma que el FIB en el que le vi fue el de 2004. Entonces presentaba Smile, ayer celebraba los 50 años del Pet Sounds. Con una banda de momias y uvas pasas entrañables, que entre todos, eran diez, además de Wilson, igual sumaban más de mil años, desgranaron en orden las canciones de dicho disco. Las caras de felicidad de la gente a mi alrededor lo decían todo, y el fin de fiesta, y llamar fin de fiesta a las once canciones, según este setlist, que compusieron la segunda parte del show, es un fin de fiesta muy largo, fue de júbilo general, con brazos ondeando al viento con California girls, Good vibrations y Surfin’ USA como representantes del cancionero universal. Dijo Lucía que en algún momento bordeaban la música de crucero, y sí, pero que gustoso. No podía perderme esta nueva oportunidad de disfrutar de un mito de salud frágil, quizá sea la última. 

Como mordor está tan lejos y ayer me llamaron Virgen de la Caminata me quedé en Deerhunter, ni Drive like Jehu ni Los Chichos. Es una apuesta segura. Setlist similar al de conciertos previos, ¿han sacado disco? Sí, recoi, el año pasado, y se me olvidó comprarlo y por tanto escucharlo. Visto desde el lateral, bailar de lejos no es bailar, pero muy bien. Sonó contundente y sonó, en fin, que el sonido del escenario de enfrente, con algunos grupos, vamos... Ah, y otro concierto que me quedo sin Strange Lights

Nos llegaban mensajes de que no se cabía en Los Chichos, de que Orchestra Baobab, pero a ver: PJ Harvey. Aunque en un giro de los acontecimientos que se había gestado en un rincón de mi cerebrito durante la tarde decidí, cuando había que ir a pillar sitio a PJ, que me iba a pillarlo para Sigur Rós. Decisión dolorosa, pero primeras filas en los dos conciertos no era posible y ya he dicho que bailar de lejos no es bailar, y ¿que me va a tocar estar sola más de tres horas? Pues estoy sola más de tres horas. Será que no tengo práctica. Visita preventiva al WC y a una barra, a por una cerveza pequeña, para amenizar la espera. La botellita de agua va en el bolso. Entro al corralito del populacho, que ya tiene dos buenos tercios de la capacidad ocupada de gente sentada. Me quedo de pie, como otros que van llegando después. Estoy bastante cerca de la valla central, bien. En cuanto se levantan, y lo hacen a tres cuartos de hora del inicio, ¡ansias! avanzamos todos como muñequitos, a pasitos cortos atropellados. Será una fila 15, que con el mega foso que hay es estar bastante lejos, pero es lo más cerca que soñaba estar en un concierto en mordor. 
Mientras acontecen estas nimiedades, puedo seguir por la pantalla el concierto de PJ. La imagen va con cierto delay, el sonido llega sin la potencia que debe estar arrollando a los que estén frente a ella, pero la experiencia es levemente más placentera de lo que debe ser verla en streaming en el salón de tu casa. A mi alrededor, pocas conversaciones, la mayoría miran absortos a la pantalla. Como yo. Maravillosa. Ella y la producción audiovisual, en blanco y negro, de dejarte sin palabras. Presentaba disco, otro que no he escuchado, voy fatal, pero también repasó algunas de Let England Shake, y rescató To bring you my love y Down by the water. Debía ser raro verme mover los labios musitando las canciones mientras ejercía de superfan de Sigur Rós. Sacrificio de la noche y del festival, probablemente, pero a ella la he visto más veces que a ellos, y además he tenido el privilegio de verla en un auditorio, y a ellos los perseguí, metafóricamente, en mi viaje a Islandia el verano pasado. 

Lo que empezó a partir de las 00:00 fue una maravilla. Estoy repitiendo mucho maravilla. Empezaron tras las cortinas-pantalla, al primero que vislumbré fue al batería. No conocía la canción, parece que está recién estrenada, solo la han tocado un par de veces en directo. La siguiente sí la conocía, casi cae la primera lágrima. Starálfur, mi querida Starálfur. Acabo de descubrir que la traducción es “un elfo mirando”, ay. Tan delicada, tan bonita. A mi lado tenía otro foreveralone ultrafan, que reconoció todas las canciones en 5 segundos y creo que en esta lloró. Entonces encadenaron Sæglópur y Glósóli y me tuve que llevar las manos a la cara para contener la emoción. Veía a los tres músicos, la formación más escueta con la que los he visto, aunque tuviera que hacer juegos de cervicales para ir esquivando cabezas y algún móvil grabando (malditos, lo comentaré en otro post). A mi alrededor silencio sepulcral, atención y contención, y cabeceos, claro, mucho cabeceo. Que nadie tenga ni pajolera idea de islandés también viene muy bien para evitar los karaokes (aún os tengo que contar lo de Radiohead, irá en ese otro post pendiente). Aunque, debo decir, y no me creeréis, que soy capaz de balbucear la letra de Glósóli, Hoppípolla y Inní mér syngur vitleysingur, por fonética. No me creéis, ya lo veo. Aunque mis karaokes siempre son en playback, así no molesto. Por cierto, llegan a tocar Inní mér syngur vitleysingur y lloro como estoy llorando ahora, que la estoy escuchando mientras escribo, con la sonrisa puesta pero llorando, como una tonta. Les faltaba la sección de vientos que llevaban otras veces para poder tocarla como dios manda. En fin, vuelvo al concierto. Después del subidón de Glósóli, con ese crescendo de batería me tiene loca desde que lo escuché por primera vez, un poco de sosiego con Vaka y Ný Batterí. Sigue E-Bow, con su calma inicial y la tormenta final. No he hablado aún de los visuales, ¿no? Maravilla (otra vez). Mi móvil saca unas fotos de pena, pero para que os hagáis una idea. 





Festival, claro. Qué mejor canción para tocar en un ídem. Siguen Yfirborð y Kveikur, otra de mis favoritas, parece que tocan las canciones de cada album a pares. De algunos álbumes, al menos, ya podrían haber tocado Inní mér syngur vitleysingur. Lo sé, pesada. Hafssól, la segunda que no reconozco, esta por ser del primer disco. Esto toca a su fin, y el fin llega con Popplagið. Estoy conmocionada con lo que acabo de presenciar, ver, escuchar, sentir. No ha habido confeti pero tampoco crowdsurfing. He estado apretujada durante hora y media entre desconocidos tan absortos como yo. Maravilla, es la última vez que lo digo, lo prometo. 

Después de eso solo me quedaba Ty Segall, demolition man leí por ahí, y sí. Entre que volvía de mordor y otros detalles llegué que ya había empezado y estaba cabeza abajo entre el público. En la onda Thee Oh Sees, ¿son todos amiguetes? es ese tipo de música que no escucharía en casa pero que en directo me vuela la cabeza. Arrollador. En otro paseo en brazos del público el micro se lo queda un chaval de la primera fila. Que empieza a cantar y aullar. Se la sabe, parece, no son solo gritos bien dados. Ty le observa desde arriba y decide hacerle subir al escenario. Y quedarse él entre el público. Estamos todos flipando. Con Mani, así se llama el hombre de la noche, y con Ty y su actitud con el público, genial. Le costó echarlo del escenario y lo hizo de forma elegante, pidiendo discretamente a los músicos que dejaran de tocar y luego preguntándole el nombre al chaval, por eso sabemos que se llama Mani, es inglés y “I’ve had the blast of my life, thank you!” Thank you pero nos quedamos sin la última canción, no había más tiempo. 


Mientras algunos van a ver a unos raperos egipcios nosotros cogemos sitio en el Ray-Ban para Coco. Terminar el sábado en Coco y ver amanecer, al menos un día, se ha convertido en el Santo Grial de todo asistente local que supere los treinta y tantos. Para los que superamos los cuarenta es una cuestión mezcla de orgullo y revisión médica. Si lo conseguimos, es que no estamos tan mal. Pues bien, lo conseguimos, aunque Coco no lo pusiera fácil, con una sesión más electrónica que otros años, que empezó verbenera, (bueno, miento, empezó con Bowie, Space Odity), con Abba y otros temazos de los que se cuelan en bodas para derivar en electrónica festiva y bailable, ah, y Prince, también tocaba homenaje, pero es que ¡estamos en un festival de pop y rock y queremos bailar Common People! A las cinco y media puso Girls and Boys y creímos que igual acababa la sesión como siempre, pero no. Lo mejor de ese rato fueron Ladytron y Tok Tok vs. Sophie O y nos empezamos a ir antes de que saliera la masa. Ya en lo alto de las gradas empezó Heroes y suponemos que fue la que cerró el festival, y me parece un detalle precioso.


Nota aclaratoria para el inquilino: el setlist de Sigur Rós lo compartieron ellos mismos poco después en las redes, y también está aquí. Pero me sé el título de la mitad de las canciones, ¡lo juro por Jónsi!

Nota aclaratoria dos: lo de sábado maravilla lo he puesto ahora :P 

sábado, 4 de junio de 2016

Primavera Sound, viernes sosaina

Día raro, sosaina, el de ayer. Quedarte sin siesta por escribir la entrada del jueves pero sobre todo por querer ir a ver a Bradford Cox, que hacía algo en el Beach Club a las 18, y no llegaba, pero en el tuit de la organización entendí que llegaba tarde. También para conseguir pase a Lush en el Hidden Stage. Pero no, por lo visto sold out en veinte minutos a la que se abrió el recinto. ¿Lush en veinte minutos? ¿En serio? Esto cuando no había guiris no pasaba. Claro, no tienen otra cosa que hacer, es dedicación al festival full-time, y además las cuatro ya es media tarde para ellos. 

Al menos vimos eso del Beach Club. Muy cuco, es lo que le faltaba al Primavera, el ambiente playero del FIB, pero eso tiene unas contrapartidas importantes: la concentración de mamarrachos/as festivaleros/as es alta. En fin, visto, no vuelvo. 

Tenía cosas marcadas en mi excel, pero el único grupo a fuego era The Avalanches, luego hablo de eso. 

Probamos con Alex G, en disco me había gustado, por algo lo tenía marcado, pero aquello era una cacofonía sincopada y arrítimica que no había quien aguantara. Fuera. Al lado está Moses Sumney, solo frente al peligro y emocionado de estar en allí. Propuesta delicada pero que no consigue que no nos dejemos convencer de ir a mordor a Titus Andronicus. Vemos tres o cuatro canciones, llegar cuesta un rato. Bien, músculo guitarrero y una canción que parece una jota aragonesa. Pasamos de Savages, las vi en el BIME y ni fu ni fa, y pasarme ya la vida en mordor no me apetecía, así que a Steve Gunn. A mí me gustó y creo que me hubiera gustado más si lo hubiera escuchado antes. 

Dispersión. Unos ya van a Beirut, otros se quedan en Noa y yo me quedo en los aledaños esperando a una amiga que aún no he visto.  Nao bien pero no es lo mío, para nada. 
Saludo a mi amiga, hablamos un rato, y me voy al destierro otra vez. Cuando llego a Beirut llevarán una o dos canciones y en una o dos más admito que nunca me han gustado mucho. Nunca he escuchado un disco entero suyo, nunca he prestado mucha atención a sus conciertos. Los vi en 2007 sentada en las gradas, probablemente cenando y hablando. En 2012 estábamos ocupados buscando a Matías. Que no. Aprovecho para cenar, ir al baño, pillar una cerveza, y antes de que acabe intentamos la aproximación a Radiohead. Hay tanta gente que no veo ni las pantallas. Empieza con cuatro canciones delicadas, la segunda es Daydreaming, canción nueva que es la culpable de que esté allí y no viendo a Dinosaur Jr y Tortoise. Salvo unos a los que mando callar con tres sshhhhtttt, la gente guarda silencio. Precioso pero demasiado frágil para un descampado abarrotado. Por suerte para todos, en la quinta ya mete un poco de caña. Van alternando delicadeza y tralla, eso cuando ambas no se conjugan en una canción. Como me quedé en The Bends, y OK Computer no me flipó como a media generación de coetáneos, las canciones que podía reconocer son bien pocas: Karma Police, Paranoid Android y Creep, claro, que veo por ahí que no estaba en el “printed setlist”. Se me hizo largo, fueron dos horas, pero no me arrepiento de mi elección. Fue bonito, aunque decir bonito probablemente se quede muy corto para algunos y sea síntoma de que mejor habérselo ahorrado para otros. Al fin había visto un concierto entero y que me gustaba en la jornada de ayer. 

Lo vi con Alberto y Anna, el resto o bien ni habían venido o bien habían huido a la cuarta canción. Esperamos a que despejara, que costó lo suyo, y nos fuimos a buscar algo de beber. Algo con alto contenido alcohólico, concretamente. Nos pudimos sentar cómodamente, no en el suelo, y no voy a desvelar el sitio por si quiero ir a sentarme hoy, y vimos The Last Shadow Puppets en las pantallas. Un rato. Después de unos estiramientos nos acercamos, y por mucho cuarteto de cuerda y mucho vozarrón que tengan y que sí, que alguna canción que parece de banda sonora de película del oeste está guay, nos fuimos a ver un grupo experimental polaco al NightPro, no digo más. 

Sacó el excel ya con un poco de desesperación, porque falta mucho hasta Avalanches y veo Kiasmos, y allá que vamos, y gusta más a A&A que a mí, pero también vienen boyscout con su girlscout, y la gente lo flipa con ellos pero a mí me parece una electrónica muy plana. Qué sabré yo de electrónica. 

Bueno, pues son las 02:50 y empiezan The Avalanches, y avalanchas hay por los laterales y las gradas del Ray-Ban, ¿la gente no tiene casa o qué? ¿No se habían ido todos después de Radiohead? Pues no. A parir. Nos quedamos en el lateral izquierdo y se oye como el culo. Vuelve la cantinela de cada año de que esto en el FIB no pasaba. Y mientras no resuelvan las deficiencias de sonido, lo seguiremos diciendo. Gastad más pasta en sonido, leñe. Los bafles B&W esos de la playa, a los escenarios buenos. Entre que no se oye bien, el cansancio, el frío, los güiscolas que no han hecho el efecto esperado, cuando me dicen nos vamos digo me voy. 

Son las 03:30 cuando enfilo la salida del Fòrum. Sólo recuerdo otra vez de no haber esperado al metro, hace tres o cuatro años, que me fui a las cuatro. Ha caído un mito. 


PD: no hay fotos porque no saqué fotos.

viernes, 3 de junio de 2016

Primavera Sound, mi jueves

A las 17:01 ya tenía en mi poder los tíckets de reserva del concierto de Suede en el auditorio. No eran para mí, solo os lo cuento para que os hagáis idea de a qué hora entré en el Fórum ayer y lo de lo buena amiga que soy. 

Cruzar las casetas, pillar una cerveza y a Autumn Comets. Muy buen concierto, pero el sudor me empañaba las gafas de sol, imaginad el entendimiento. Solana implacable y concierto corto, y si tocaron mi favorita, Baltimore, me la perdí. La siguiente parada en la ruta eran Mueran Humanos, en el Primavera, y regular. Grupo peor programado de ayer. Esas bases reververantes y retumbantes y esa voz de cazalla a las 3 de la mañana lo petan. A las seis, huí. Al Adidas, escenario de los conciertos que más me gustaron ayer. Lo de Julien Baker es muy fuerte. Tan chiquitita y tan delicada, y que le salga esa voz cristallina a punto de quebrarse. Maravilloso de principio a fin, como maravilloso fue el silencio sepulcral que guardó el público en las primeras filas (nosotras estábamos en la cuarta). Corto, cortísimo, aunque quizá mejor así. 


Car Seat Headset lo vimos de lejos, socializando. Distorsión powerpopera que estaba bien, quizá hubiera estado mejor visto de cerca. Subí al Primavera y pena haberme perdido a Beak> porque las dos canciones que escuché me gustaron mucho. 

Llegó la hora del destierro a mordor, el copyright es de Alberto. Más mordor que nunca, por la cantidad de gente. Bueno, es que ya había cantidad de gente a las cinco.Air visto desde atrás. Bien, Kelly watch the starts y tal, y yo sacando mis galones diciendo en una barra que los vi en el 98 en apolo y Jesús diciéndome que no diga estas cosas, que nos hace mayores. Estuvo bien pero me dejó bastante fría. 

Explosions in the sky y la bofetada en la frente con el primer redoble. Impecables e implacables, muy disfrutable pese a la distancia desde la que los vimos. 

Terminó y corre hacia Har Mar Superstar, que ya lleva 10 minutos. El Adidas con gente suficiente para que aquello sea una fiesta pero no demasiada para impedir que nos pudiéramos colocar bien cerca, colándonos por un lateral. Muy fan de ese señor, que es más joven que yo pero le echaría cuarenta y bastantes, y que lo de quitarse la camiseta y lucir grasa abdominal de la que incrementa el riesgo cardiovascular exponencialmente está muy bien, pero lo realmente importante son las cancionzacas que se marca, la banda excelente que llevaba y la forma de levantar un espectáculo y meterse el público en el bolsillo. Genio. 


Un rato de Holograma, en el mismo Adidas, y otro de Protomartyr, en el Pitchfork, y la constatación, una vez más, de que bailar de lejos no es bailar. Los vimos de lejos pasándolo en grande, pero podría haber estado en cualquier otra parte. 
Thee Oh Sees, otra liga. Me impactaron más el año pasado, que hasta repetí, supongo que por la novedad, pero es una apuesta segura. Si Matías te deja bolso y gafas para irse a hacer pogos delante, es porque la lían muy gorda. 



De ahí me fui a Battles, en el Ray-Ban, porque ya empezaban las retiradas de amigos y una amiga de tuiter me dijo que estaban guardando sitio en segunda fila centro y allá que fui. Cuando me vio no pudo evitar un “¿cómo lo has hecho para llegar hasta aquí?”. Bueno, no fue difícil, no había empezado y aunque había gente, había hueco de sobras. Muy buen concierto también. Aunque qué manía con los pogos porque sí. A ver, que se pueden hacer pogos hasta con el Duo Dinámico si queréis, y en Thee Oh Sees son obligatorios, pero ¿Battles? ¿De verdad? Saqué codo, clavé pies en el suelo e irradié ira y ya. Por suerte solo fue en la última canción. Y ya. Fin. 


Baja otra vez al Pitchfork, perdí la cuenta de las veces que subí y bajé escaleras de la fotovoltaica y del Ray-Ban, recoge a los amigos que te quedan, y que te llevarán a casa en coche, intento de quedarnos un rato con algún dj, pero no, no merece la pena. Mañana, hoy, más y mejor.