lunes, 29 de septiembre de 2008

Crítica de cine: Vicky Cristina Barcelona

Todo el mundo habla de ella. Los del ayuntamiento de Barcelona incluso aluden a taquillaje como si cobraran royalties (porque no cobrarán royalties, ¿no? después de haber desembolsado un millón de euros de las arcas municipales sería cuando menos bizarro). El tipo del que hablo en el comentario del post anterior dijo textualmente en Millenium el sábado por la noche "a taquilla anem molt bé".

Me he perdido. Eso, que todo el mundo que si ha hecho una postal de Barcelona. Que si la Scarlett por aquí, Pe por allá, Javier en medio. De Rebecca Hall no habla nadie y eso que sale más guapa que Scarlett y lo hace francamente bien.
Pues aunque habría que hacerle boicot, yo decido ir a verla, para poder hablar con conocimiento de causa.
Woody, fluixeta fluixeta, i ho saps.
Claro, que yo tampoco habría rechazado la oferta. Te pagan un pastón. Tienes un buen equipo de actores a tu disposición. Un mes o más en España, con lo bien que se vive, bebe, come aquí. Pues yo también habría dicho sí.
El argumento, forzado. Hay unas cuantas cosas que no cuelan, porque no acaban de ser absurdas y disparatadas como en tantas de sus comedias geniales. La cuestión temporal está mal definida, en dos meses hacen lo que la gente normal hace en un año. Falla el guión, ¿no?
Los actores están bien. La Pe es la mejor, bueno, por lo menos es la que más carcajadas me arrancó, y se agredece.
Por último Barcelona. Sí, la saca bonita, aunque de un color tirando a sepia que no le reconozco. Y como estoy aquí para criticar y conozco las localizaciones, pues me dan rabia este par de cosas:
- Que una de las yanquis dé clases de inglés en el hospital de Sant Pau.
- Que la terminal del aeropuerto a la que llegan y se van es la C, módulo 0, donde salen los vuelos regionales. También sale el mural de Miró, claro, pero en ese caso está bien.
Aunque tamién me hizo gracia esta otra:
- Pasean por el Palau Nacional de Montjuïc y se ve el cartel anunciando la expo de carteles modernistas a la que fui el verano pasado con Inquilino y Cafeína (pre-tortoletts).

En fin, que si te gusta Woody Allen (como a mí) y eres tan cabezona como yo y quieres ir a verla, adelante.
Si no te gusta el director y te rabia todo lo que rodeó el rodaje, la "marca Barcelona", los guiris invadiendo la ciudad, etc. casi que vayas poniendo un piquete en la taquilla del cine.
Ah, en el Floridablanca la exhiben en dos salas y estaban las dos completas.

2 comentarios:

Cinefalo dijo...

Mira Woody Allen hace tiempo que toca mejor el clarinete que la cámara. Vive de las rentas.

Match point ya me pareció una auténtica mierda. Parecía de esas pelis de mediodia basadas en hechos reales.

Toda la gracia, el humor inteligente ha pasado a poco mas de unos bonitos planos

Quijote dijo...

...Yo he intentado ir a verla un par de veces pero la cola en el floridablanca era terrible ... Incluso 1 hora antes del inicio de la peli....


Y es que nos gusta hacer cola por todo!! Seremos borregos!