martes, 16 de septiembre de 2008

Britney y Celine nos dejan sin espermatozoides

El nuevo perfume que Britney Spears ha lanzado al mercado con el nombre de «Corious», es el último de una larga lista de cosméticos avalados por famosas que, por su alto contenido de productos químicos, puede alterar las hormonas y dañar la capacidad reproductiva de los hombres.

Según la organización ecologista Greenpeace, el perfume de la princesa del pop tiene grandes cantidades de los llamados "ftalatos", unas sustancias empleadas para ablandar el plástico que sirven para prolongar la vida del perfume, pero que pueden producir malformaciones congénitas, la pérdida de calidad del semen masculino y hasta llegar a producir esterilidad. Además, los aromas sintéticos utilizados en la elaboración de estos productos son sospechosos de envenenar la leche materna y alterar la producción hormonal. También existe la sospecha que hay una relación entre la disfunción pulmonar en los hombres y la alta concentración de "ftalatos" usados por la industria de la cosmética.

La delegación de Greenpeace en Escandinavia publicó esta semana una lista con los resultados de los análisis de 36 perfumes y "eau de toilette" de las más caras y conocidas marcas que existen en los mercados internacionales (ver más abajo). Aparte del nuevo «Corius» de Britney Spears, en la lista aparecen otros perfumes de artistas y famosos como son el «Coty» de Celine Dion y el «My Manifesto» de Isabella Rossellini, cuyas cifras de "ftalatos" y aromas sintéticos son muy altas. No pasa lo mismo con el «Sunset», de Naomi Campbell, que muestra un contenido de los peligrosos productos químicos mucho más bajo que los demás. Sin embargo, otros perfumes como el «Gloria Vanderbilt» de Vanderbilt y el popular «Poison» de Dior, aparecen como los más peligroso de todos, - según publica el diario danés Politiken - aunque las concentraciones más altas las tienen los productos para hombres.

Los ministros de Medio Ambiente de los países de la UE aprobaron la semana pasada una nueva ley, la llamada REACH, por la que se obliga a cambiar muchos de los productos químicos más peligrosos para la salud que están siendo utilizados en la industria, por alternativas más seguras. Aún así, el biólogo de Greenpeace en Dinamarca, Henrik Pedersen, apunta que los consumidores continuarán expuestos a estas substancias dañinas a través de los perfumes que se venden bajo el nombre de los ídolos del mundo del espectáculo.

1 comentario:

Primitivo Rural del Campo dijo...

Ah!con lo bien que huele una mujer cuando huele a mujer,sin aditivos químicos...ah!