domingo, 28 de septiembre de 2008

Odio Barcelona


Un nuevo libro ha aparecido que ataca ese tema que siempre comentamos. Nuestra relación amor-odio con esta ciudad. Se llama "Odio Barcelona". La portada no tiene precio, es una escuadrilla de aviones de guerra bombardeando la ciudad. Seguramente me lo compraré. Ya os haré la crítica. Si se me adelanta alguien que avise.

En un escenario político-social desquiciado por los rigores del pensamiento unidireccional, la especulación inmobiliaria y el silenciamiento sistemático de cualquier voz discordante, este libro, compuesto por doce ensayos escritos por los autores más jóvenes e interesantes del panorama literario barcelonés, se erige en un grito dislocado y subversivo, necesario e impertinente, no exento de humor, y cargado de altas dosis de ironía. Un salvoconducto imprescindible para la supervivencia de la autonomía intelectual y el sentido lúdico orteguiano en estos tiempos abúlicos, grises y monocordes.

4 comentarios:

el inquilino comunista dijo...

"Barcelona es un parque temático de vomitonas de niños Erasmus"...o algo así dice uno de los autores del libro...es curioso como le sacan partido económico (pq ahora esto se lo comprará todo el mundo) a este sentimiento que la marca Barceloan ha creado entre sus habitantes...qué asco!!!

Gwen Stacy dijo...

El sábado por la noche el programa Millenium estuvo dedicado a este tema. La única contertulia (fémina) era Llúcia Ramis (o algo así) que ha escrito "Coses que et passen a Barcelona quan tens 30 anys" y también en este libro.
Otro era el "comercial" de turno del ayuntamiento, defendiendo básicamente la "marca Barcelona". Los otros dos, un periodista de la Vanguardia y uno que había estado muchos años en el ayuntamiento y tenía una postura intermedia. Estos dos eran bastante "assenyats" y los que dijeron las cosas más interesantes.
Estuvo bien el rato que vi, hasta la una, pero me pareció que se dejaban mil cosas en el tintero, cada uno tiraba para su lado y Llúcia, por querer ser simpática y usar la ironía fina, no se tiró como podría haber hecho a la yugular del tipo del ayuntamiento.
Como a ella, más que el turista como persona me fastidia el turismo como ente que me ha echado de los bares del centro, de las ramblas, pronto lo hará de paseo de gracia, etc.
Nadie habló del coste de la vida, será porque todos, Llúcia incluida, tienen bastante más pasta que el "barcelonito" medio.

Anónimo dijo...

Sí la chica parece que lo que quería era un puesto de trabajo en el Ayuntamiento. Y no parecía pobre precisamente la moza

Anónimo dijo...

Habla la tal Llúcia Ramis, tan prostituida como la propia ciudad, aunque lamentablemente mucho más pobre: ¿se puede saber qué coño hacíais viendo ese programa un sábado por la noche, cuando se supone que tendríais que estar de fiesta?

¿Qué ven mis ojos?, si nos ponemos en plan Casimiro.