viernes, 25 de julio de 2008

Mi FIB'08: Sábado

Aun no sé cómo Cafeína y yo nos despertamos, sin alarmas, a las 9 de la mañana y nos fuimos a desayunar. Entre yayos franceses y festivaleros tardones (algunos llegaban a esas horas, y más tarde, cerveza en mano). Huevos fritos, choricitos, tostadas, fruta, tang naranja, café de polvos, yogur... Desayuno clásico orange. Luego a recepción a confirmar el plegatín para Margarita. Vuelta a dormir. Yo por poco rato, pesadillas en las que el hotel se convertía en gigantesco y me perdía y estaciones a las que llegaban trenes que más parecían carrozas de fiesta mayor me lo impidieron. Así que a las 12 me levanté, quedé en recepción con el Inquilino y nos fuimos a reservar una paella para 9 y a buscar a Margarita al tren.
Luego, de vuelta al hotel, casi me choco con Eduardo Noriega sin darme cuenta de que era él. Empieza a ser mi especialidad (J Planetas en el primavera...)

La mañana del sábado había dado mucho de sí.

Paella frente al mar, ducha y al monte. Los valientes, Rayuelo, Javi y yo, llegamos antes de que empezaran Manos de Topo, a las 5.30. Superfans. Primero había poca gente, pero acabaron con un aforo aceptable dada la hora. Tocaron las de siempre y alguna nueva. Volví a reirme con "Es feo" y con "La estatua de la libertad" y tantas otras. Comentaron que les gustaba cuando los fans les paraban por el recinto y les decían "cosas bonitas". Nosotros nos los cruzamos cada día y no hubo manera de que Rayuelo, Javi, Boyscout y el Inquilino consiguieran pedirles una foto, y mira que habría sido fácil. Nos conformaremos con esta.
En cuanto acabaron nos acercamos a The Ting Tings. The girls ah-ah-ah-ah-ah-ah-ah, the boys ah-ah-ah-ah-ah-ah-ah, the strings ih-ih-ih-ih-ih-ih-ih, the drums-the drums-the drums-the drums. Hype. La tía tiene actitud y todo lo que quieras, pero como dijo Rayuelo, el típico grupo que nadie se compra el disco. Antes de que aquello se pusiera imposible de ingleses nos largamos.
Momento de indecisión (no conocíamos ni a Heavy Trash ni a Bracken), de encuentro con parte de los que subían más tarde, de mamarrachada en la silent disco, y corre que no llegamos a José González. Las valientes que nos adentramos en la carpa asfixiante, Margarita y yo, nos vimos recompensadas. Me encantó. Solo conocía un par de canciones y había oído la versión del Teardrop de Massive Attack (la tocó) pero me emocionó.

Perdimos un rato en The Brian Jonestown Massacre (lo sé porque lo marqué en mi programa, pero como si no hubiera ido) y luego a Eef Barzelay, a reirnos con él. Tocó bien y dio un concierto simpático.

Ya no nos movimos de la carpa, porque los siguientes eran Lori Meyers y había que ser superfan. Unos más que otros. Rayuelo, Javi y Óscar, primeras filas centrales. El resto, al lateral! Buen concierto aunque me llegaron a cansar sus proclamas patrioteras. Sí, en todos los conciertos de grupos nacionales se hablaba español, es normal. Aun y así estuvo bien, no con la intensidad del concierto de apolo, y se dejaron jits en el tintero, pero pudimos hacer karaoke, saltar y bailar.
Fue el primer concierto intersmibolico completo, y esta es la prueba: ¡estamos todos!

Cuando acabaron nos acercamos a The Kills. Daba un poco de penica. Poquísimo caso les hicimos.
The Raconteurs los vimos también desde la barrera, pero aquello era otra cosa. No esperaba nada de ellos, no sabía muy bien qué esperar, y fue una grata sorpresa. Rock'n'roll del de antes, con raíces sureñas, guitarrazos y alaridos. Dieron un conciertazo y probablemente en las primeras filas lo pasaron de lo lindo. Las pintas de Jack White, cowboy kitch, tremendas.

La noche terminada con Gnarls Barkley. Yo les tenía ganas. Y no me defraudaron. Por mucho que el cantante se quedara en pantalón de pijama y camiseta imperio. Trasladaron la propuesta enlatada al directo con una banda y coristas (de volumen similar al del cantante) y, sobre todo la primera parte del concierto, pusieron a bailar a todo el que quisiera mover el esqueleto. Peor canción: Crazy. Me quedé sola viendo el final mientras el resto enfilaba el camino de la carpa pop.

La carpa pop. Bueno, pues "Yohan" pincha así así. Enlaza jitazos pop con electro poco bailable, y así no hay quien aguante.

Cuando ya llevaba 12 horas en el recinto me fui.

2 comentarios:

el inquilino comunista dijo...

Esa noche fue también la del efecto Mariposa,con intervención estelar de Olga y Eli desde Barcelona.Y la de Cafeína insultando a los muertos vivientes volviendo al Orange...qué genio!!!!
Yo tengo otra versión de la foto de intersimbolico al completo...no salgo con los ojos cerrados,jaja!!!

Walkiria Desbocada dijo...

Pues yo salgo con una cara un poquito rara en esta..y en la tuya inquilino?