lunes, 21 de julio de 2008

Mi FIB 2008

Acaba un festival que ha dado lo que prometía: sol, playa y Leonard Cohen. Y poco mas.

Después de un jueves esperanzador con Nada Surf, Sigur Ros y Facto de la Fe, el viernes y el sábado fueron francamente patéticos. Nos pasamos más tiempo en la hierba que en los conciertos. Y no solo nosotros sino también los inglesitos, así que no han sabido contentar ni a unos ni a otros. De echo, no ha habido agobios en todo el festival, ni siquiera el sábado, con la única excepción de Babyshambles.

Y llegó el domingo y con él los platos fuertes: The National, Morente, Mica P. Hinson, Rchard Hawley. Morrissey aburrió.

La emoción nos embargó con Leonard Cohen que entró y salió a escena corriendo como un chaval, con una banda de lujo y regalándonos todos sus éxitos. Se me cayeron las lágrimas como nunca me había sucedido en un concierto. Gracias maestro, jamás olvidaré lo que nos diste.

Suerte tuvimos de los grupos españoles, que aunque testimoniales, dieron la talla por aquello del orgullo patrio. Y la audiencia les apoyó como nunca. Parecía una manifestación rogando a los organización que no acaben definitivamentecon el español.

Capítulo aparte tiene los que programaron los horarios y los escenarios: poner el gincho por la tarde o cabezas de cartel de dudosa calidad (ejemplo: New York Dolls) no tiene nombre. Poner todos los grupos buenos el domingo y solapados tampoco.

En conclusión, una edición la del FIB 2008 que ha resultado un fracaso a nivel musical, que no ha sabido atraer a la gente local, y que va de camino a convertirse en algo así como un Lloret de 4 días.

La verdad me da pereza volver a Benicassim, gastarme 1.000 euros para luego ver grupos de medio pelo, y además tener que soportar a los inglesitos descerebrados. Y más habiendo en casa un festival que, queramos o no reconocerlo, tenía mejor cartel.

Supongo que los próximos meses veremos los resultados de este duelo de titanes -Sinamon, Maraworld- que no beneficia a nadie y que está perjudicando a ambos festivales y a los solitarios aficionados hispanos a la música indie.

Lo único bueno ha sido poder compartir estos días con los amig@s fuera de casa. Las conversaciones, los chistes, las borracheras han sido muy divertidas.

Ya en mi casa, y esperando las crónicas oficiales del blog, os saluda, este gruñón.

6 comentarios:

margarita la saxofonista dijo...

Pues el sábado yo no te vi mucho rato en la hierba.. welcome back!

el inquilino comunista dijo...

El maestro Leonardo y Morente golearon en emoción y sentimiento a todos los grupos blanquitos de medio pelo de este fib (con honrosas pero escasas excepciones).

Rayo que no cesa dijo...

A no es cierto, estaba en la Silent Disco bailando con los Sunday Drivers y con Javi en la tarima. Lo mejor del sábado

Gwen Stacy dijo...

Ayer nos despachamos a gusto contra Sinnamon, que consigan los "mejores" grupos a costa de talonario, de inflar cachés y de que España ahora mismo sea el hazmerreir de Europa por lo que se está pagando a los artistas es un arma de doble filo y lo acabaremos pagando todos. Y por mucho que les odie lo que más me jode es que coincidan las fechas, porque yo habría ido a los dos.
Puestos a elegir, me quedo con el FIB.
Y lo primero que me han dicho al llegar ha sido que el summer ha sido una mierda y un fracaso de público. Luego miro la prensa.

Rayo dijo...

Sí parece que el Summer un 30% menos de público. Aunque los datos del FIB me hacen dudar, solo habían bajado 4000 personas y eso no se lo creen ni ellos.

Gwen Stacy dijo...

El recinto del FIB este año era más grande y los guiris el domingo estaban desaparecidos, pero gente ha habido.
Ayer miré la prensa y me cago en sus muertos, online todo lo que hay son blogueros metidos a periodistillos, como si yo le escribo el artículo a la vanguardia en lugar de colgarlo aquí. Nada de cifras oficiales, artículos de críticos con cara y ojos... Tendré que recurrir a las hemerotecas, grr...