domingo, 15 de junio de 2008

Historietas de Barcelona

Uno, dos, tres, ¡despierta!
No le habían hipnotizado, estaba durmiendo en un cajero delante del Mercat de Sant Antoni. Domingo a las 8 de la mañana, incapaz de llegar a su casa en el Eixample, cuatro calles más arriba. Mezcla de drogas y felicidad, o ficiticia felicidad provocada por las drogas y sexo en el lavabo de un antro clandestino. Agobio,angustia, le falta el aire, ¿dónde estaba la puerta? Abrid, ¡por favor! Se siente perseguido y echa a correr por las calles del Raval, no puede más, y cae sin aliento, en el cajero.

6 comentarios:

ANTONIO CUESTA CORNEJO dijo...

Menuda noche! Por cierto Victor( perdon por la intromisión) Tienes una cosilla para ti en mi blog.Adeu!

Rayuelo dijo...

Pero esto es ficción no?

cafeína dijo...

No puedo asegurar al 100% la credibilidad, porque no estaba allí.
Pero conociendo a quien me lo ha contado (y se supone que lo ha vivido), me lo creo.

David dijo...

vaya festival! ¿seguro que no te ha pasado a ti? :D

cafeína dijo...

David, cariño, ¿realmente piensas eso??? jajaja! Menos mal que has vivido conmigo...
Conozco a un chico que su vida tiene momentos que parecen sacados de una novela de Palanhiuk. En fin, a ver si nos vemos pronto, podrías apuntarte a algún festival (musical),jaja!

Anónimo dijo...

la verdad es que esto es ficción porque eran las ocho de la tarde del domingo y no de la mañana. pero en fin todos sabemos que a vezes la realidad supera la ficción.
vi vi viva la vida!!!!!!!!