sábado, 7 de junio de 2008

El final de un festival


Recientemente investigadores de la Universidad de Alabama acaban de descubrir una nueva profecía en los textos de Nostradamus: el final del Festival Internacional de Benicassim.

Al parecer la profecía indica claramente como en el año 2008 ("el año 8 del siglo del cambio") habrá un diluvio como nunca antes desde el señalado en el antiguo testamento. Este diluvio engullirá todo lo que encuentre a su paso desde Oropesa a Castellón ("desde las piramides de Oro a la planicie"). No quedará nada: ni rosaditos, ni escenarios, ni naranjos, ni Orange, ni perroflautas, ni maquinulas, ni festivaleros, ni el circuito de karts, nada.

Este mismo escrito indica que llegará un famoso locutor de radio, al parecer Jesús Ordovás, en un helicoptero inmenso para rescatar a sus mas amados artistas ("llegará desde las ondas, dibujando un número 3, el salvador de los justos"). Entre ellos se indica Robert Smith ("el de los labios de fresa"), J ("el de pelo ensortijado"), Borjk ("la que vino de los geysers"), Morrissey ("el ego de todos los egos"), entre otros. De esta selección saldrá una nueva generación de músicos indies que se apoderará de las lista de músicas del planeta.

Así que disfrutad este año porque no habrá FIB nunca más. El final está escrito...

3 comentarios:

Gwen Stacy dijo...

Eh! que te olvidas a Alaska y Mario Vaquerizo, que se tienen que reproducir. O eso dijiste el domingo en el parque.

el inquilino comunista dijo...

Entonces me llevo el flotador o qué?

Walkiria Desbocada dijo...

Pues nada habra que ir a muerte.....moriremos....yo ya estoy preparada voy a ir a por todas :)