martes, 8 de mayo de 2007

El Valle del kas


No sé como ni porque acabé el viernes en una concierto-mitin de IU en Vallekas. El caso es que allí estaba, rodeado de redskins y nostálgicos de la lucha de clases. Antes habíamos estado tomando unas cañas con los lugareños, gente que no oculta lo que es, orgullosa de su condición.

Camino del concierto paramos a “pillar”. Quien iba a pensar que eso significaba ir al chino a comprar vasos, hielo vino en tetrabrik y cocacola. Llegamos a una plaza, a media entrada. Los políticos habían acabado y era el turno de la música. Primero tocó “El sombrero del Abuelo”. Rollo Macaco, buena ejecución y letras contundentes. Guitarras, ukeleles, cajón y sonidos pregrabados. Con el botellón malasañero el nivel de alcohol era importante. El siguiente grupo fue “Fe de Erratas”. Nada destacable, punketes antisistema, aunque el guitarra pareciera salido de los rockeros californianos de los 60. Para amenizar los intermedios un jefe de pista contaba chistes de la Espe y Gallardón y animaba al voto.

En cuanto al público los más animado era la primera fila, con un puñado de jovencitos rollo”I predict a riot”, cantando canciones kale borroka. En segunda fila trentañeros bailando a la mitad de velocidad que los anteriores. Al fondo, las bases de IU preparando las elecciones de mayo. No faltó el puestecillo de camisetas del Che.

Vallecas sigue siendo un barrio de la gente, en contraste con la Barcelona de cartón piedra, los modernos, el shopping centre de la europa pudiente. Vallecas, donde aun hay “rojos” que se reconocen como tal, y discotecas heavys donde jóvenes de chupa bailan Judas Priest. Me ha ido bien la visita coño.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

a pesar del color rojo del artículo te veo muy "por el centro" últimamente amigo rayuelo. ¿serán tu creciente ocupación "verde"? ¿o sencillamente te evades de la anodina semana laboral? aquí también hay gent del barri, sólo tienes que acercarte al Prat, pero digamos que la fauna tiene otro pelaje.

anónimo honónimo dijo...

Es que ahora es un revolucionario de despacho,un nostálgico...

Joan Clos,ex-alcalde y ministro dijo...

Menos mal que empiezan los festivales de moderneo para sacudirnos esta molesta plaga roja.