domingo, 25 de febrero de 2007

Una buena excusa

Eso es lo que fue el minifestival de les Basses, una buena excusa para acabar de nuevo en sidecar pidiendo tequilas.
Iván y yo acudimos a las 8, tocaban Pando, un grupo muy raro, tres tíos tocando instrumentos varios, incluído un trombón, banjos y mandolinas, haciendo folk, no sé, no me dijeron nada. Núria llego antes de que empezaran Beezewax, noruegos morenos, pop de guitarras energético, me gustaban, pero llegaron Fran y Ángel y fuimos a cenar. Así que también nos perdimos casi toda la actuación de Dayna Kurtz. Luego les tocaba el turno a The Bitter Springs, mucha cuerda que sólo se oyó en las últimas canciones, no estaban mal, y después, el que fue sin duda el mejor de la noche, Eef Barzelay, solito con su guitarra demostró un poderío envidiable. Nada, que tendré que escuchar Clem Snide. Damon & Naomi eran los penúltimos, empezaron tarde, y yo, la verdad, no les hice mucho caso, eso sí, me compré unas chapitas suyas monísimas. Las cervecitas habían hecho su efecto, y eran demasiado tranquilitos. Entre grupo y grupo pinchaban pop a todo volúmen y allí estabamos los cinco echando unos bailes. Por eso a la una y media nos largamos pitando al centro, pasando de los últimos (bueno, Fran y Ángel se quedaron un rato más) En fin, nada memorable, pero valió la pena. Además, estaba el abuelo de los conciertos. Si él estaba es que había que estar allí.
Lo del sidecar ya fue de pura ansia. Entrar, dejar abrigos, paso por el baño, volviendo me toca el culo uno de esos negros que hay en el sidecar que no sabes muy bien que hacen allí, y en la barra ya me espera el primer chupito de tequila de la noche. Madre mía, la que se preparó. La música volvió a estar bien (faltó !!! heart of hearts, no había nadie que se la pidiera al dj para Iván...) , cayeron más chupitos (uno más seguro), nos encontramos a Zaida y su amiga Laura, que se quedaron con nosotros, Núria me presentaba tíos, había una tropa de vascos que creo que que estaban de despedida de soltero, y juraría que el que se casaba era el que se llamaba Koldo, que tenía cara de no saber donde le habían metido. Bueno, da igual. Una gran noche, de nuevo, pero por favor, no me dejéis beber más tequila!!!

6 comentarios:

el inquilino comunista dijo...

Jaja!!!!el tequila es la sensación de las noches de BCN!!!!si el abuelo estaba es que el minifestival valía la pena...puto futbol!!!!(eso sí,ganamos 2-1)

margarita la saxofonista dijo...

Cuando bebo tequila me vuelvo Mr. Hyde, después de fin de año a me prometí que nunca, nunca más lo probaría,... no han pasado ni dos meses.

margarita la saxofonista dijo...

Tengo muchas lagunas de la noche.

el inquilino comunista dijo...

Ostia!!!alguien nuevo!!!si no eres una segunda personalidad de los habituales te invito a un tequila (o más) en la próxima fiesta José Cuervo...jajajaj!!!!

margarita la saxofonista dijo...

no soy una habitual, intervengo por alusiones. Acepto tu invitación pero cambio el tequila por una coronita (que también lleva limón y es mexicana)

el inquilino comunista dijo...

hecho!!!la Coronita bautizada,por supuesto,jajaja!!!
Conviértete en habitual,así acabamos con la endogamia...