miércoles, 28 de abril de 2010

LoStería

Claro, esto lo podría haber hecho a propósito. Seguro que alguien lo habrá hecho, y no solo con tres de las cifras, si no con las seis, o con combinaciones. Posibilidades hay infinitas.
Lo que es más curioso es pedir una apuesta automática, meterte el boleto en el monedero, dejarlo en casa tres semanas sin mirarlo, y al ir a comprobar si era millonaria ver una secuencia de números conocida.
Me hizo gracia, sin más.
Por descontado sigo sin ser millonaria.